Cuando asistí el pasado mes de febrero a la presentación del taller “Los 5 Pilares de tu Éxito Personal y Profesional” era un simple espectador, he de decir que el mundo del coach me llama muy mucho la atención y el interés, pero en el momento que me toca formar parte de él siempre me he sentido muy escéptico.

Aún así, allí estuve, hay veces que las barreras que nos marcamos para limitar nuestras decisiones tienen que ser saltadas, esquivadas o simplemente ignoradas, la presentación duró poco más de una hora, y ese fue el tiempo necesario para que Mónica Macrescu me transmitiese el interés que necesitaba para querer profundizar aún más en mis 5 puntos fuertes o como bien dice el título del evento los 5 pilares del éxito, un título que de buenas a primeras puede parecer holístico pero nada más lejos de la realidad.

El taller en conjunto comprende 2 talleres grupales y 1 sesión individual en la que observaremos y analizaremos nuestras fortalezas y en qué destacamos y cuál es nuestro valor añadido como persona y como profesional y tras ello estableceremos objetivos, metas y un cambio para alcanzar lo que realmente deseamos.

Antes de empezar el primer taller tuvimos, cada uno de los asistentes, que realizar un test de 177 preguntas en las que de manera intuitiva y rápida debíamos contestar para identificar nuestras fortalezas y sacar un perfil personal de quién somos en realidad.

Llegó el miércoles y con él el primer taller grupal, serían 2 horas en las que tomar conciencia de qué hacemos allí y qué esperamos cada uno, informe en mano, cada uno se identificó, se sorprendió y se puso a meditar sobre lo que estaba leyendo. 8 personas que no nos conocíamos de nada, pero que a los pocos minutos y una vez entrados en materia el objetivo fue común, sacar lo mejor de cada uno y de qué manera lograr el cambio en nuestras vidas. 2 horas que pasaron volando y que con el cambio en la expresión de todos los asistentes sabíamos que queríamos más.

La segunda sesión fue más personal aún, ya no éramos un grupo de extraños que nos acabábamos de conocer, éramos un grupo de amigos con los que sentirse a gusto, caras conocidas con las que uno se alegra de coincidir. Profundizamos e identificamos junto a nuestras fortalezas nuestros objetivos, sacamos más jugo a lo que cada uno tenemos dentro y conseguimos describirnos de la manera más sincera y personal que quisimos.

La tercera y última parte de los talleres era la sesión individual, una sesión de tú a tú con Mónica en la que, junto con el informe completo en el que se nos desglosan las fortalezas de manera más detallada con una orientación de cómo maximizarlas e incluso con ejemplos reales de personas con perfiles similares, marcar el foco y el objetivo de nuestro deseo de mejora, superación o lo que cada uno necesitara.

En conclusión y definitiva, una experiencia enriquecedora y más que recomendable para conocer realmente lo que creemos conocer, pero que en muchas ocasiones no decimos en alto o nos negamos a decir.

Cómo apunte, enlazo un post de Reactiva-T en el que se hace mención a la siguiente parte que es la de activar ese líder que todos tenemos latente y que de alguna manera necesitamos despertar.

Deja un comentario