La necesidad y la picaresca es una combinación que en sus correctas proporciones pueden ser clave del éxito, y como ejemplo el de las bodegas Jean Leon, una historia digna de una película de alto presupuesto de Hollywood.

Ángel Ceferino Carrión Madrazo es la persona que con su gran historia personal, fundó las bodegas, pero antes de ello con una rocambolesca historia personal rodeado de fama, glamour y éxito, historias que en muchas ocasiones esconden unos comienzos duros y difíciles.

El sr. Carrión, tuvo que conocer la realidad desde muy joven, siendo arrebatada su infancia a la temprana edad de 12 años y tras el gran incendio de Santander de 1941, su ciudad natal, tiene que trasladarse a Barcelona con su padre y su hermano, quedándose huérfano y solo al morir estos dos en la II Guerra Mundial. Por lo que en 1947, y tras trabajar como planchista en la Pegaso, decide cruzar los Pirineos a pie para forjar una vida más próspera. Tras dos años trabajando de camarero y de todo un poco decide colarse en un buque que zarpaba de El Havre rumbo a la “tierra de las oportunidades” y cumplir así “su sueño americano” dos frases muy míticas que en su caso pudieron cumplirse.

La aventuresca vida de Jean Leon no tiene un capítulo fácil ni corriente, a su llegada a Nueva York, y mientras dormía en un banco, le roban su documentación, y ahí es cuando decide darle un aire más “artístico” a su nomenclatura pasándose a llamar Justo Ramón León, que más tarde acabaría siendo el famoso y prestigioso empresario de éxito Jean Leon.

Comenzó a trabajar en el Rockefeller Center y muy pronto entabló una relación laboral con Frank Sinatra y Joe DiMaggio propietarios del prestigioso restaurante Villa Capri, desde donde comenzó a entablar contacto con grandes personalidades de la época como Gary Cooper, Paul Newman, Clark Gable, Liz Taylor, Natalie Wood, Barbra Streisand o James Dean entre otros; con este última su relación fue tal que planearon abrir un restaurante juntos, truncándose con la muerte del actor ese mismo año, pero sin embargo en 1957 y empujado con las fuerzas del que era su sueño, Jean Leon fundaba en la ciudad de Beverly Hills La Scala, el restaurante y punto neurálgico de las estrellas de Hollywood, todo un éxito combinando la cocina mediterránea con el ambiente de la Francia clásica.

Jean Leon

Una vida de éxitos luchados y de metas alcanzadas, siendo una de ellas el vino, tema que es por el que he decidido escribir este post, ya que habiendo probado tan solo uno de sus vinos, el “3055 chardonnay”, ya sentí la curiosidad/necesidad de conocer un poco más, y es que, sin ser los blancos mis predilectos, este en concreto me pareció de una intensidad peculiar, muy fresco y afrutado y muy persistente, es esa ocasión acompañó a un genial risotto de setas.

Vinos Jean Leon

El motivo que llevó a Jean Leon a elaborar su propio vino, es que el que tenía en la carta de La Scala no le convencía, y siendo una persona tan capaz no dudo en ponerle remedio de la mejor manera. En la década de los 50 entabló relación con el doctor Maynard Andrew Amerine, profesor de viticultura y enología en la Universidad Davis de California al que conoció por un cursillo al que se apuntó y luego fue quién se encargó del asesoramiento de las viñas, optando por el penedés como enclave ideal, por el clima, la orientación el terreno y los precios en comparación a California o Francia.

En 1962 y durante unas vacaciones por la Costa Brava, Torrelavit es la ubicación elegida, plantando 150 hectáreas  de la variedad de uva francesa cabernet sauvignon y el encargado de llevar el proyecto a cabo el enólogo Jaume Rovira. En 1969 se realiza la primera cosecha que pone en marcha las bodegas Jean Leon obteniendo la denominación en 1976. En 1981 Ronald Reagan escogió el vino de Jean Leon para su investidura, motivo que le otorgó una fama mundial, culminando su prestigio en 1993 cuando la conocida revista Wine incluye el cabernet sauvignon de 1983 como uno de los 10 mejores vinos del mundo.

Jean Leon Torrelavit

El 2002 el periodista y escritor Sebastián Moreno publica su biografía “Jean León. El rey de Beverly Hills” y en 2006 el cineasta Agustí Vila publica un documental biográfico titulado “3055. Jean Leon”.

3055 Jean Leon

Jean Leon fallece en 1996 dejando muchos proyectos en marcha alrededor del mundo, aunque su leyenda y sus bodegas perdurarán con la calidad que los años ha otorgado al proyecto que aquel conductor de taxi neoyorquino con el número 3055 de licencia y Ángel Ceferino de nombre de pila comenzó en la década de los años 60.

Deja un comentario