De todos es sabido que el trabajo en equipo, y su correcta gestión, es vital para que una empresa o negocio consiga brillar.

Da igual que sean 3 trabajadores que 300, lo único que modifica la fórmula para lograrlo es la cantidad, el resto de factores son los mismos.

Pero, ¿es sencillo conseguirlo?  Ni mucho menos, algo que a priori puede parecer “obvio” y básico, es una ardua tarea; no olvidemos que hablamos de personas, cada una con sus problemas, sus miedos y sus incertidumbres, y es por ello que para lograr una armonía laboral, se deben conseguir unas máximas.

Hace unos días tuvimos la visita de Adela Balderas, docente y consultora del Basque Culinary Center, quien, entre otras cosas, nos remarcó la importancia del buen ambiente laboral y el trabajo en equipo, disponer de un personal ya no sólo motivado sino a gusto y satisfecho, es un factor fundamental y diferenciador para la consecución de objetivos y, en definitiva, el éxito.

Adela acabó su ponencia con 5 puntos indispensables para que en esta profesión, la hostelería, las cosas “funcionen” como deben:

  • Ten pasión con lo que hagas, si pierdes ese empuje será más complicado el día a día.
  • Intenta entender, no sólo el jefe debe entender a su empleado, sino que los compañeros deben entenderse entre si, la empatía es una cualidad que debe ponerse en práctica a diario; nunca sabes cuál puede ser la situación del otro si no te molestas en entenderlo.
  • Ten curiosidad, parafraseando a Einstein: “es un milagro que la curiosidad sobreviva a la educación reglada”, porque si no buscamos más y nos conformamos con lo que hay, nos habremos rendido y perdido la batalla con nosotros mismos.
  • Trabaja en equipo, seguimos haciendo hincapié en que para que un barco tome rumbo y navegue, todos deben remar en la misma dirección y a la vez.
  • La magia de los detalles, esto puede ser llevado tanto al terreno personal como profesional; de todos es sabido que “los detalles marcan la diferencia” y es por eso mismo que deben ser cuidados, pensados y mimados al detalle.

Ponencia de Adela Balderas

Poniendo el foco en el jefe, o mejor dicho, el líder, su labor es complicada, para lograr esa satisfacción laboral debe, entre otras cosas, conocer a sus trabajadores, hablar con ellos, entenderlos, motivarlos, maximizar sus virtudes para que saquen lo mejor de ellos mismos…, si logras esas tareas conseguirás un equipo de personas involucradas con su trabajo, y lo que es más importante, se sentirán parte de ese equipo, algo que le hará crecer profesional y personalmente.

Para finalizar y siendo muy realistas, esos objetivos son muy complicados de conseguir y sobre todo de mantener, es por ello que la constancia y la perseverancia son herramientas adecuadas, así como equivocarse es la mejor manera de aprender.

Tomaré prestada una frase que me encanta de Mario Benedetti: “La perfección es una pulida colección de errores”.

Deja un comentario