Diario de un Confinamiento – Capítulo 57: el de la lumbalgia

Si ayer ya decía que estaba baldado, hoy tengo las lumbares machacadas… Ya no sé si es por el tiempo cambiante, el maldito colchón o el sedentarismo, pero estoy que casi no puedo ni caminar. El dolor me recuerda a cuando me pusieron la epidural, y el dolor de los días posteriores. Y no, no he dado a luz (porque aún hay gente que lo asocia únicamente a los partos). Me operaron de ligamento cruzado hace años, cuando aún apuntaba maneras jugando a fútbol. 

Me he levantado algo ko, imagino que no descansar por el dolor lumbar hace que el humor no sea el necesario estos días. He estado consultando el estado del Impuesto de Circulación, porque a priori hoy era el último día de liquidación, pero sabía que habían prorrogado el plazo de pago de algunas tasas. Pues efectivamente, hasta el 30 de junio. Y los que lo tenemos domiciliado, nos harán el cobro el 1 de junio. Más cosas que pagar… Que ya podrían haber hecho un rebaja por no haber circulado durante 2 meses…

El noticiario nos trae, por un lado otro descenso en los fallecimientos, 59 personas, una cifra que nos acerca cada vez más a buenas noticias…, por el momento son menos malas. Los contagios  también va en descenso, menos de 300, pero sigue siendo una cifra muy elevada de gestionar. Pero no hay que confiarse por dos motivos, venido del fin de semana (y ya conocemos las cuentas del becario), y estamos en plazos de los resultados de irresponsables por todos conocidos.

Las previsiones que se barajan el las últimas semanas, tampoco parece que se vayan a desencaminar. Mediados de junio para retomar el turismo, y julio para un turismo extranjero (sin cuarentena, aunque esperemos que con unas medidas mucho más definidas y lógicas). La prolongación del estado de alarma por un mes más, sigo creyendo que es un imposible, tanto por su legalidad, como por su lógica… Un mes del tirón al comienzo de este descalabro tendría sentido, ahora, y en esta etapa de fases (cuál Grand Prix), no tiene demasiada cabida…

También parece que es inminente la obligatoriedad del uso de mascarillas en lugares públicos. Cosa que no entiendo que, otra vez tarde, se baraje ahora, y no sea algo de sentido común. No entiendo, ciertas decisiones de este gobierno que de entrada debieran ser obvias, y siempre llegan tarde… También admitir o defender de manera categórica que el estado de alarma ha salvado 300.000 vidas, creo que son predicciones esotéricas, más que cifras sólidas. No lo critico, pero no apruebo el usar los números, ahora en mi beneficio, ahora en mi contra… Cosa que tanto los medios, como el gobierno, han demostrado que son unos maestros en la materia. 

Mañana me toca visita a Son Espases, revisión del cirujano plástico sobre el injerto del pie de mi padre. Y en esta ocasión ya los podré llevar yo. También tenemos mañana la visita del seguro para hacer el informe de la caída de mi padre. Que ya me dirás tú qué misterio tiene…., pero yo que he trabajado en siniestros de seguros, sé que siempre hay que buscar y tener las cosas claras. Y también que intentarán por todos los medios demostrar que la culpa fue de mi padre (entre otras cosas, por eso ya no me dedico al mundo de los seguros). 

Hacía ya bastantes días que no tomaba el sol, llevábamos una semana bastante gris. Hoy he recuperado las pilas en mi franja de sol (para esto sí que tengo la franja horaria definida, me la marca la finca de enfrente). Escuchar ese rato de música, escribir parte de estas líneas y pensar en todo un poco, es el momento más zen del día. El momento de más cordura. 

La elíptica hoy sí que la he tenido que aparcar, pero es que no era capaz de ponerme ni los calcetines. Vamos a ver si mañana ya se me ha pasado y puedo seguir sumando minutos. Imagino que además del colchón, el darle caña a la bici pasa su factura. 

Esta recupero el tener algunos planes (algunos, nada del otro mundo). Peluquero, recados con mi madre, mi primer café en una terraza y una comida con amigos. Es por eso que también recupero la agenda, mi memoria es buena y selectiva, no será la primera vez que hago 2, incluso 3 planes para el mismo día… Aunque ahora lo poco que tengo que hacer, está bien definido, pero es otro paso para recuperar nuestra vida. 

Esa es otra, recuperar. De este confinamiento, de este parón en seco de nuestras vidas, hemos entendido que había muchas cosas que no estábamos haciendo del todo bien, había cosas que nos han llevado a ciertas situaciones que ahora estamos viviendo (el coronavirus como tal,  no es una de ellas, evidentemente). Y es por eso que hemos de cambiar la palabra “volver a”, por “avanzar a”. No tenemos que recuperar errores que ahora, por fuerza mayor, no estamos cometiendo. 

Hoy es lunes, y hay cita con MasterChef. Quién me iba a decir que la única cadena en la que miraría algo (que no sea plataforma de streaming), sería TVE. Y no sólo hoy lunes, ya nos hemos puesto al día de El Ministerio del Tiempo, y emiten cada nuevo episodio los martes, por lo que mañana también toca TVE. Quién lo hubiera dicho…

Pues como ya nos pusimos al día, hemos tenido que seguir con otras series (me negaba a empezar nuevas, porque tenemos mogollón por finalizar), así que hemos echado mano de Suits. No sé porqué la apárcanos en su última temporada, perdimos un poco el interés, pero también finalizada. Los 6 capítulos que aún teníamos en el tintero, listos. Ha sido un final, en parte, predecible e idílico, pero bueno, nos ha dado también muy buenos momentos. Harvey Specter siempre ha sido icono del mundo de los negocios y, sobre todo, de los juzgados. 

También he encontrado el capítulo que me faltaba de Pesadilla en la Cocina, el 7×02 – La Cueva de Juan. Con eso estoy al día también con Chicote, me parto mucho con las expresiones, hoy guardo para futuribles la de “estás más perdido que un cerdo en una perfumería”. Entre la cantidad de plataformas de contenido online, este lo he encontrado en Dailymotion. 

Las 20:00h. ni aplausos y ni cacerolas… Las terrazas ya han hecho que desaparezcan las personas de los balcones, y los runners del paseo marítimo (al menos los infiltrados). Mis pensamientos hoy están en que esta aparente mejoría, esta tendencia optimista, no se convierta en el espejismo del desierto cruel por el que hemos estado deambulando. ¡Fuerza!

Deja un comentario