Diario de un Confinamiento – Capítulo 55: el de los reencuentros

Hoy hemos dormido sin despertador, hemos descansado y sólo hasta que el sueño ha quedado satisfecho, no nos hemos despertado. Un domingo anticipado, y que nos hemos tomado con calma. Llegará el momento en que recuperemos nuestra normalidad (o la más parecido a la que recordamos), y los sábados serán para hacer la compra, limpiar y ordenar…, vamos “fer dissabte”. Cosa que ahora mismo y con un confinamiento, hacemos cualquier día de la semana. 

Ayer tuvimos una gran velada. Volver a cenar con los amigos, qué falta nos hacía. Hablar de todo, estar juntos. Esta vez no hubo besos, no hubo abrazos, y sí es cierto que se hizo raro, llegar y no abrazarnos. Pero bueno, ya habrá tiempo para volver a ser lo cercanos que somos, poder este juntos otra vez ya es increíble. 

No hubo partida al Hotel, pero no tardaremos en volver a vernos chicos. Entre charla y charla, la noche se nos echó encima. La próxima vez empezaremos la tarde antes para que nos cunda la partida. Además de que ¡hay que conseguir esos moldes para hacer donuts healthy!

El noticiario nos deja números más esperanzadores, aunque no para envalentonarse. 102 han sido las personas fallecidas (aunque no olvidemos que estamos en fin de semana y las cifras son menos fiables…), aunque los contagios siguen aún por las nubes, para lo que debería ser. Sobre todo para estar en tiempo de desescalada. No podemos obviar que la desescalada en China comenzó con los contagios diarios casi inexistentes. 

Cuando estamos a una semana de pasar nuevamente de fase (con las islas de Canarias y Formentera hacia la fase 2 este lunes), vemos que la zona de Playa de Palma será piloto en la reactivación del turismo internacional. Siempre he mantenido y he especulado que para la 2a o 3a semana de junio estaríamos en marcha. No va a ser un camino de rosas, y sabemos que las rutinas, a priori, no serán las mismas. Vamos a tener que reinventarnos forzosamente con medidas más exigentes, pero hay que afrontar la realidad y sabemos que será dura.

Mientras, el gobierno ya está listo para solicitar, el que según ellos será el último estado de alarma. Este de un mes…, un mes…, sigo pensando que eso ni sé si entra en la legalidad, ni si tiene algo de sentido… Total, se supone que con el estado de alarma o sin él la única diferencia sería la restricción de circulación de personas (porque el tema ERTE lo tienen bastante claro, según ellos…). La circulación de personas, al igual que el uso de terrazas, en muchos casos, ya es un cachondeo, por lo que…

Hoy nos deja otro grande de la política, si justo ayer hablaba de Adolfo Suárez, hoy el protagonista (pese a la triste noticia de su fallecimiento) es Julio Anguita. Puede que sus ideales disten de los míos, pero las convicciones con las que siempre guerreó, y la idea de una España mejor, no se puede negar ni reprochar. Voy a parafrasearlo en 2 de las frases que deja para la posteridad, y que siguen de actualidad y son bien ciertas:

  • España es un país que se pone delante de un toro, pero ve un libro y sale corriendo.
  • El PSOE es una izquierda de estampilla y va siempre detrás de la derecha.

Pues 5 meses después he vuelto a ir a comer a casa de mis padres. 5 meses que la rutina de ir a casa había quedado en pausa. Para no perder la costumbre he llegado tarde. Pero bueno, mi madre sabe que no soy puntual (nunca), y yo sé que ella nunca tiene la comida hecha a tiempo. Es lo bonito de estar en casa.

No ha habido paella, pero como ya dije, el menú era lo de menos. Qué ganas de debatir de todo como siempre. “¿Daniel, has llamado a tu madrina para ver cómo está? – “No, mamá, ya me lo cuentas tú cada día…” – “Ya os vale, 3 ahijados y no la llamáis”. Conversaciones de siempre, que se unen a las de actualidad, mi padre de deportes, y un variado para que sea como siempre y que parezca que no ha pasado más que una semana desde la última vez.

Después del almuerzo ha tocado película mala de Antena 3 (mi momento siesta), café y ya para casa de vuelta.

He de admitir que estoy cansado, hemos llegado a casa ko, y ya ves, una cena ayer con amigos y comida hoy con mis padres, lo más normal y menos destroyer, pero que después de más de 2 meses de confinamiento, es todo un acontecimiento. Y el cuerpo, pues claro, no está acostumbrado.

Esta noche tenemos partida online y cena virtual con Ceci. Esa sí que no puede ser presencial, al menos durante los próximos meses. Imagino que haremos pizza casera (que la masa de harina integral, orégano, aceite y agua, me gusta más que cualquiera comprada, y de los más healthy). Pero me da que antes de las 00:00 voy a estar visitando a Morfeo. De no ser así, nos queda capítulo y medio de El Ministerio del Tiempo y nos ponemos al día (hacía mucho que no me enganchaba tanto una serie).

Los aplausos exprés suenan a lo lejos, las 20:00h., según leía hoy en la prensa, estos serían los últimos aplausos, dado que carecen de sentido viendo la hipocresía de la gente con actos irresponsables. Yo ya hace mucho tiempo que no salgo al balcón, y les doy mi muestra de respeto y agradecimiento, tanto en estas líneas, como siempre que tenga ocasión en persona. Mis pensamientos hoy están en todos aquellos que se han reencontrado con la familia y los amigos después de tanto tiempo, no hay sensación mejor. ¡Fuerza!

Deja un comentario