Diario de un Confinamiento – Capítulo 41: el de los runners primerizos

Otra noche en la que me duermo tarde, me entretuve en Twitter y al menos el insomnio se hizo más llevadero. Ya no recordaba lo que me gustaba ver la perspicacia de tantas cuentas en los 280 caracteres actuales (los tuiteros de mi época aún serán de 140). Ahí empezó a fortalecerse mi elocuencia. 

Siguen los fallecimientos en 200 altos, y en breve bajaremos de los 200 (o es lo que se debería para una recuperación). Aunque probablemente la semana próxima los números bailen como consecuencia del domingo inaugural de los paseos de padres y niños. También la próxima semana puede que veamos alguna consecuencia de la fiesta del runner que hemos visto hoy. 

Seguramente mañana este síndrome de deportista enjaulado que hemos visto, se relaje. Ya bien porque ya no sea la novedad (las modas de confinamiento sabemos que son fugaces) o porque las agujetas de los runners recién estrenados impidan que se puedan mover. Los habrá que el pijama lo llevarán 4 días porque no podrán ni cambiárselo (espero que haya suficientes pañales de adulto para los que no puedan ni sentarse en el wc). 

Isma nos ha enviado un vídeo de cómo estaba el Paseo Marítimo, y parecía una carrera de hormigas. Lo dicho, todo debe asentarse y normalizarse, el problema es que hay poco margen de error… Sigo pensando en más de un runner primerizo que se ha levantado a las 05:45h. a ponerse el “kit Quechua del buen runner”, y ha visto que aún a esa hora no ha amanecido…

Remdisivir, será otra de las palabras de estudio de la pandemia de 2020. Es el nuevo, y único, antiviral que ha aprobado la FDA. Polémico en un inicio, pero único tratamiento que ha demostrado efectividad en casos graves. Un primer paso para poder tener tratamientos efectivos y, un mínimo de garantías para una recuperación segura. 

Y el 50% de aforo para las terrazas. Una buena noticia tras la presión que hemos visto. Ahora se debe de poder ampliar la zona y que se respeten las medidas. Pero eso hará que se puedo abrir con unos mínimos de ingresos (pese a que no creo que sean suficientes). Además ahora reducimos un 20% la espera para la primera caña tras confinamiento. 

El otro día aplaudía a Pablo Motos y su discurso de responsabilidad y unidad comparándolo con la bandada de peces cuando son atacados por un depredador. Ahora bien, también dije que no es un personaje que sea santo de mi devoción. Y escucharlo burlarse de Fernando Simón (que vale, los que somos de humor negro podemos hasta encontrarlo medio ingenioso), diciendo que parece que lleva días durmiendo en un coche, creo que nos puede gustar más o menos, pero perderle el respeto de esa manera, e influyendo en una masa social importante que ve “El Hormiguero”, creo que es un patinazo, señor Motos. 

Sorpresa para mi, que recibo un e-mail de Bankia diciéndome que hoy, día 2 de mayo, adelantan los pagos de prestaciones de desempleo. Consulto mi cuenta bancaria y, efectivamente, ya tenía el dinero del ERTE. Al final será verdad eso de que “los últimos serán los primeros”. Mañana tocará darse un homenaje y comeremos carne. 

Hablando de comer, hemos vuelto a hacer mini tartaletas de hojaldre, esta vez en vez de ternera, han sido de pollo (las mías llevaban queso para gratinar). Atención, atención, la mozzarella del Mercadona, tiene mis respetos, pero el que pone “especial para gratinar” sabe a quesito rancio. El que avisa no es traidor. Colgaré los pasos como siempre en @deleitandos. 

A ver Juan (y no me refiero a otro que Juan Roig, propietario de Mercadona), ¿me puedes explicar de qué ecuación diabólica se extrae que 11 panecillos en una bolsa es la cantidad adecuada?. 11 es un número primo, que básicamente quiere decir que es divisible por sí mismo y por 1. Llevado a la familia, no puedes repartir esa cantidad equitativamente a no ser que o vivas solo o seáis 11 en casa. ¿Qué necesidad e intención se oculta en esa cantidad?.

Esta tarde hemos jugado partida online de “skribbl.io” con Ceci, es una especie de Pictionary. Que bueno el pintar nunca ha sido mi fuerte, pero me tienen que dar la razón que en el ordenador pinto mucho mejor que en un papel, ¿verdad, Laura?. Con un lápiz soy casi incapaz de dibujar un perro sin que parezca cualquier otro animal (extinto o no extinto). 

Las 20:00h., ya suenan los aplausos (menos los que no pueden ya ni levantar los brazos). Mis pensamientos están con los mayores que hoy han podido volver a darse un paseo y puedan volver a sentir que esto tiene solución. ¡Fuerza!

Deja un comentario