Diario de un Confinamiento – Capítulo 40: el del tercer grado

He dormido la mar de bien, eso sí casi concilié el sueño a las 03:00h. de la mañana, pero oye bien a gusto y del tirón. Ahora he de conseguir ir recortando las horas en conciliar el sueño y, ¡maravilla!, ya camino de la nueva realidad (estoy en fase 0 de poder dormir 8 horas). Sigo tomando infusiones por la noche e intento pasar todo el día con 1 solo café. Cuánto se echan de menos los cafés sociales para arreglar el mundo. 

Hoy es un día estaño (más extraño si cabe que estos 2 últimos meses). Hoy el 1 de mayo, es el Día Internacional de los Trabajadores. Y es el día con menos gente trabajando desde hace muchas décadas. En mi caso particular hacía 15 años que no lo “disfrutaba”, en la hostelería los festivos son muy relativos. Pero la controversia es que es el 1 de mayo que más desearía estar trabajando. 

Cuánto necesitamos recuperar nuestras viejas quejas. Recuperar el “pf es que mira los que no son de hostelería y están en la playa”. El “necesito unas vacaciones y anda que no queda para el invierno”. O recuperar el típico “me tenía que haber hecho profesor que tienen 3 meses en verano” (que ojo, ahí están los profesores intentando que los niños no pierdan el hilo desde casa). Pero esas viejas quejas hoy se ven con otros ojos y, para muchos, nada será igual. 

Me he pasado gran parte del día de hoy leyendo noticias, viendo entrevistas y publicaciones relacionadas con la evolución de la hostelería y restauración a lo largo de las 4 fases. Que hay una cosa que no acabo de entender, en la Fase 2 (la tercera de ellas…) se pueden hacer ciertas actividades, nuevas normas en cuanto al uso de vehículos particulares, más “libertad” en ciertos aspectos. Pero hasta superar la Fase 3 no tendremos la nueva normalidad, que ahí entran en juego nuevas medidas y permisos (que siempre me han dicho que es mejor pedir perdón que pedir permiso). Pero…, entre la 2 y la 3 (o lo que es lo mismo entre la tercera y la cuarta) ¿qué pasa?. ¿Se detiene el espacio/tiempo y no cuenta?…

Seguimos mirando a junio con ojos optimistas, y como siempre he dicho, la tercera semana de dicho mes puede ser la de “la recuperación”. Ojalá así sea. Además también opino que los primeros en “arrancar”, adaptarse y poner en práctica (a la vez que se aprende de todo esto), serán los que tengan una publicidad incalculable. Ser los pioneros en afrontar una pandemia como la que estamos viviendo, ofreciendo el nuevo valor añadido, para los futuros viajes, que no es otro que la seguridad, serán los que tengan un sello que se demandará en todas las búsquedas, el “Covid-Free” (las nuevas estrellas sanitarias que otorgarán un nuevo valor). 

También he acabado saturado de información, noticias y publicaciones…, por la salud mental, es algo que hay que evitar durante un confinamiento. Intentar sobreinformarte durante tantas horas, crea un colapso y un cortocircuito en el raciocinio. También es preocupante ver a tantas PYMEs que su respuesta es NO ante las medidas de la famosa Fase 1, muy preocupante… Pero por hoy necesito parar. 

Mi situación en cuanto al ERTE ha cambiado. Parece que hoy por ser el día del trabajador, me querían obsequiar certificándome que actualmente no lo soy. Mi situación ya sale regulada y las modificaciones que se enviaron han sido subsanadas. Vamos que era por la cuenta de Bankia. 
En cuanto a los ERTEs, hoy se leía por la prensa que se podrían prolongar pasado el estado de alarma. Y que en el caso de la hostelería y restauración, se flexibilizaría para que el que comience su actividad pueda “rescatar” a los trabajadores que vaya necesitando y el resto puedan seguir en el ERTE. Al menos hasta otoño (rezaba la noticia). 

Y una noticia para futuros estudiantes. Hoy 1 de mayo, se procede al cierre del hospital de campaña de IFEMA, tras 4.000 pacientes atendidos en sus pabellones. Recemos porque no haya sido una victoria precipitada y ciertamente quede como un logro. Aunque se deja el oxígeno instalado con la mirada al otoño.   

Dejando el tema coronavirus (pese a que es la esencia de este diario, y el confinamiento el motivo de que escriba este apartado de mi blog). Hoy estamos de enhorabuena porque mis queridos amigos JuanRa y Marga han hecho realidad un proyecto que han estado cocinando durante muchos meses. Han publicado la revista digital “Travelersgram”, una revista de viajes escrita por instagramers y contada de tal manera, que será indispensable para todos los adictos a viajar. Aquí os dejo el enlace de su primer número: https://issuu.com/travelersgram.com/docs/revista-travelersgram-n_1 ¡Bravo chicos!

Hemos añadido una nueva plataforma digital de contenido, hay que afrontar el confinamiento con todas las armas posibles. Disney+ (hay que aprovechar todos los periodos gratuitos que no estamos para derrochar) y la verdad que bueno, si eres un fanático de las pelis de Disney o de los Simpsons, pues vale, pero si no, a la larga no compensa. Además en mi #starwarschallenge puse la de Rogue One y, ¡sorpresa!, sólo estaba en español (de latinoamérica) y no, así no, para eso me lo bajo como hace años, por el e-Mule. 

Mañana es el día, mañana nos dan la libertad provisional y vigilada. Vamos el tercer grado del coronavirus. Mañana podremos ir a pasear. He visto que hasta hay apps para controlar el radio de 1 km… A ver, no hago cuentas caminar en línea recta como si no hubiese un mañana, pero creo que una vuelta, se entiende para que no acabes, así a lo loco, en Porto Cristo, ¡que es pasear!

Aunque bueno, siempre hay casos especiales que deberían ponerle un cordel de 800 metros, atado a la cintura y al pomo de la puerta, y ale a dar una vueltecita. Porque la irresponsabilidad y la ignorancia es un mal que tampoco entiende ni de clases sociales, ni de estudios, ni de religión…, y esa no tiene cura. 

Las 20:00h. y la gente hoy está, aparentemente, más eufórica que de costumbre. Sigo aclamando a la prudencia, lo de mañana se tiene que ver como una oportunidad…, y hay que hacerlo bien. Mis pensamientos están con los que la próxima vez que vayan a IFEMA no deba ser para salvarle la vida a nadie, si no para alguna exposición. ¡Fuerza!

Deja un comentario