Diario de un Confinamiento – Capítulo 4: AOVE para todos

Me levanto sobresaltado, esta noche he tenido el sueño ligero, inquieto y con pesadillas, la alergia empieza a golpear (como es de esperar en estas fechas y más si me pongo a mover polvo) y he estado bastante congestionado toda la noche…, entre las diferentes pesadillas una me parece muy curiosa y refleja lo interiorizado que empezamos a tener todo, a grandes rasgos me encontraba con compañeros de trabajo haciendo un breafing al aire libre (de ahí la necesidad imperiosa que tenemos tanto de retomar rutinas como de salir libremente) y recuerdo que estábamos en unas mesas altas, largas e imperiales (por la distancia con la persona de delante nuestra) por lo menos a 2 metros del de enfrente y unos 3 del de al lado, en eso que aparece la policía para preguntarnos qué hacíamos allí y que porqué no había nadie dirigiendo el hotel (tan solo recuerdo contestarle que sí había alguien, que estaba el director…, curiosa paradoja con la realidad), en eso que el agente se me acerca mucho para hablarme y extendiendo el brazo le digo que mantenga la distancia de seguridad, lo vago que recuerdo del resto es que la cosa no iba bien y ahí me he vuelto a despertar, y ya, definitivamente, estos son los sueños en época de coronavirus…

Comienzo con el repaso al noticiario variopinto y de fuentes dispares…, amigos me dejan enlaces para ojear (unos para que tenga información, en principio, fehaciente y otros para darme otro punch de optimismo), Andrés me pasa el enlace de https://www.covidvisualizer.com/ donde se puede ver la información aportada sobre la evolución del coronavirus a nivel mundial y detallada, me quedo con la cifra de recoveries: 115.668 con verde esperanza intenso! Por otro lado Alejandro me pasa un tuit de Miguel Lacambra (@mglacambra) dónde de una manera sencilla nos explica el motivo de nuestra evolución y nos insta una vez más a tener paciencia que los resultados van a llegar. 

Mientras voy leyendo la actualidad oigo conversaciones de balcón (y es que creo que no había usado el mío en 6 años, porque entre que es pequeño, mal orientado y la calle estrecha, poco encanto le encontraba…, pero ahora todo lo que sea respirar es una gran idea), una señora mayor hablando con una chica, comentando que quedarnos en casa es la mejor opción y la señora diciéndole que ella tiene miedo porque está sola, pero que hay que ser fuertes…, el valor de hoy es la decisión de ser responsables!

Veo la proposición de Revilla a Pedro Sánchez…, más personas con las ideas tan claras necesitamos en este país, una persona humilde con intenciones grandes. Leo que los test rápidos parece no ser muy fiables y no funcionan y que ya hemos pasado la barrera de 4.000 muertos y nos encaminamos a los 60.000 infectados…, la maldita curva parece estar próxima, pero tan solo parece, especulaciones…, pero somos humanos y necesitamos cuantificarlo todo, necesitamos plazos, fechas, límites…, no sabemos racionalizar las cosas de otra manera y de ahí la necesidad diaria de ponernos fechas plazo y números para poder sopesar cuánto podemos soportar y cuánto nos queda por sufrir.

Dejo el móvil como de costumbre, pese a alguna llamada que sí atiendo de mi madre para decirme que sigue luchando por la bota ortopédica de mi padre y que de momento todo marcha bien por el hospital (grandes profesionales dan ese plus de tranquilidad que tanta falta nos está haciendo) y una llamada del trabajo (ese que tengo en suspensión, pero que no olvido ni dejo de lado pese a las adversidades porque oye, seré pobre pero responsable y si algún día fuese rico me gustaría poder mirar atrás). 

Alguien me puede decir ¿qué tan complicado es para Movistar implementar de una vez el Chromcast para el iPhone? Señores, lo han hecho para Android y el resto de plataformas para ambos, vamos a poner las cosas fáciles…, me estoy peleando con el portátil porque comparto la pestaña de Chrome con la TV y veo Outlander hasta ahí bien, quiero cerrar la pantalla del portátil para no verlo en los 2 sitios, pero se apaga el ordenador…, he quitado la hibernación, la acción al cerrar la tapa es “no hacer nada”, el modo apagar los discos duros está en 1.000 minutos en cualquier caso y he revisado las configuraciones tanto con batería como con corriente…, problemas de un confinamiento…, y que todo sea eso!

Desisto y me voy a la cocina que hoy toca receta de albóndigas (¡PILOTES!), estoy de leer AOVE…, para los modernos parece que lo regalan o que sale del grifo…, ¡venga AOVE!…, aprendo a cortar en brunoise (en mi cabeza está la voz de Pepe Rodríguez riéndose de Jordi y la cocina de vanguardia, aunque esto realmente es bastante básico jeje). Yo con la salsa y Laura con las albóndigas, aunque me da que vamos a comer a las 17:00h. de la tarde, pero tampoco hay prisa y la cocina siempre ha sido asignatura pendiente, estamos adaptando recetas de FuturLife a las intolerancias de Laura, muy sano todo (aunque yo también suelo incorporar algún ingrediente para mi que sea del jardín prohibido :P). 

Ayer acabé el día con un directo de mi amigo Luis donde, entre otras sorpresas, nos cantó, conectó con otros artistas y nos amenizó un poco más este confinamiento, las iniciativas de los directos de diferentes temáticas están siendo una vía de escape para tanta gente que son la herramienta por excelencia para continuar con la cabeza encima de los hombros, gracias amigo, y para quien no lo conozca que lo busque, ¡Luis Correas!

Los aplausos a destiempo me indican la hora que es así que cambio y corto que casi son las 20:00h.

Deja un comentario