Diario de un Confinamiento – Capítulo 38: el del primer chapuzón

7 horas del tirón, parece que escuchar la palabra desescalada me ha hecho dormir más tranquilo…, o al menos sueño me ha dado. Soñando, soñando, he soñado con que quedaba con Marta en lo que parecía el aeropuerto de Miami. Y digo parecía porque no he estado nunca. Estaba hablando con ella, nos poníamos al día, y mientras caminábamos por una especie de terminal, me encontraba con Andrés e improvisamos irnos de copas por la ciudad. He de admitir que al menos los sueños mejoran. 

Leemos leve repunte de fallecimientos tanto en España, como en Italia, aunque sigue la dinámica de los 300 medios…, mañana probablemente baje de 300 al fin. También esperamos mañana, que nos expliquen cómo se podrá salir de casa el sábado día 2. Los runners por un lado. Los que pasean por otro. Los niños con los juguetes y los padres. Los perros…

Sigo manteniendo que un orden por número de vivienda sería excluyente a la mitad de la población. Y si no quieres dejar un día a nadie en casa, pues los que viven en pares salen a primera hora, y los que viven en impares a última. Pero cosas claras, por favor…

Ayer ni tan siquiera el que transcribía las cosas que decía Sánchez lo tenía claro. Fase 1 directa para Baleares y parte de Canarias…, uy no, Fase 1 directa para 1 isla de Baleares y 3 de Canarias…, “Antonio, vuelve a escuchar las que ha dicho y escríbelas bien hombre…”. Además de noticias ciertas, necesitamos las cosas claras, los embaucadores son muy buenos vendiendo seguros, o baterías de cocina e incluso enciclopedias, pero ojo cuando tienen que manejar un país. 

De momento, y a título personal, más o menos los plazos son como esperaba. Siempre he dicho que, al menos en mi sector, se reactivarían hoteles para la tercera semana de junio o la primera de julio. Y espero que así sea. A menor escala, los comercios más modestos, los bares de siempre y restaurantes, finales de mayo deberían estar cogiendo el ritmo. Una economía debe fluir y, evidentemente, con ayudas no se mantiene el país. Así es la realidad. 

Hoy ha tocado compra en el mercat, Laura se ha levantado más temprano y ha ido a por la compra. No hay color en comprar de productores, fruta y verdura ecológica o carne y pescado fresco, a hacerlo envasado o en grandes superficies. No lo tenemos como costumbre, pero vamos a tener que hacerlo más a menudo hasta que adquiramos el hábito. También es cierto, que ciertas cosas pueden ser algo más caras, pero la diferencia compensa. 

Para comer hemos hecho algo tan sencillo como traseros de pollo al horno sobre cama de patatas y cebolla. El que fuese pollo fresco, de la carnicería directo al horno y a la mesa, le da un plus de sabor. Nos ha faltado una rama de romero que no tenía, pero por lo demás “beníssim”. 

Ha aprovechado la compra para conseguir levadura fresca, se ha venido arriba y ha comprado 500 gr. Y mientras estábamos ordenando la compra nos ha avisado Mari Tere que había ido al Mercadona y como había levadura, también nos traía 2 paquetes. Así que ahora estamos planteándonos abrir un obrador en la galería y hacer panes para todo el barrio. Ya podré hacer otro “check” en las tareas de confinamiento…, hacer pan. 

También ha comprado harina de arroz porque hemos visto una receta de magdalenas que la llevaban, y parecía la mar de interesante. Esta tarde haremos alguna receta de magdalenas para tener para el desayuno. Ya que todas las que venden además de no ser muy optimas en histamina, son mega ultraprocesadas…, pero quiero mis magdalenas para mojar en el café.

Después de la novedad de las fases de ayer, hay comentarios para todos los gustos y para todos los colores. Los hay que creen que ya pueden irse de cervezas a partir del lunes (y mataría por una cerveza en una terracita al sol). Los que ya están organizando planes con amigos (y esa es una necesidad imperiosa, aparece en los 10 deseos del confinamiento). Incluso los hay que ya quieren darse el primer chapuzón del año, aunque viendo las previsiones, y si todo va como debiera, mi primer chapuzón del año no será ni antes, ni después, que el de cualquier verano. Soy muy friolero. 

Eso sí, después de este confinamiento, si mañana me dijesen “puedes salir de casa y bañarte en el mar” creo que ni me lo pensaría. Total, no creo que esté más fría el agua del mar ahora mismo que el agua en “Es Guix” y eso que fuimos en agosto, ¿verdad, chic@s?. Aquel día creo que me dio un micro infarto cuando me metí de cuerpo entero.

Ya llevo 2 días que de 17:15h. a las 17:40h. (más o menos) me tomo la merienda al sol, y me relajo. Mi balcón es pequeño, pero en el punto que ahora está el sol, se puede disfrutar (pero de momento sólo ese intervalo). Hacía más de 1 semana que coincidía nublado en mi sesión de bronceado exprés. Que siendo realista, nunca he estado bronceado, tengo 2 etapas de moreno, que básicamente son: rojo cangrejo y me pelo como una serpiente. 

Las 20:00h. y ya suena la gente con la inercia de cada día. Las nuevas costumbres se perderán y, desgraciadamente, cuando los balcones no sean nuestra vía de escape pocos recordarán el porqué salían a aplaudir. Mis pensamientos hoy están en los que su realidad siempre ha sido esta, en los que cuidan, curan y protegen de todo y de todos, hoy y siempre, por ellos. ¡Fuerza!

Deja un comentario