Diario de un Confinamiento – Capítulo 23: buscando el Sol

Me he levantado bastante más entero que ayer. Las pesadillas no han dejado de acompañarme y ya no sé si atormentan o velan porque concilie el sueño…, ¿habrá también síndrome de Estocolmo en sueños?.

Las noticias nos dejan titulares de todos los tipos, aunque haya algún destello de buenas nuevas, tampoco es para tirar cohetes. Macron amplía el cierre hasta el 11 de Mayo, eso sí dice que en tal fecha retoma colegios (ya veremos…), en cuanto al ocio y restauración pone la vista en Julio. Vemos que la dinámica es la de la estabilización de la famosa curva, aunque con la vuelta a los trabajos permitidos, veremos dentro de poco más de 1 semana si esto sigue siendo así…

Se nota que los trabajos no esenciales y “permitidos” han vuelto al funcionamiento. Específico no esenciales porque me han llamado de Travel Club, con la historia habitual de cualquier tarjeta de este calibre, la de “como es un cliente de tanto tiempo queremos premiarle la fidelidad”. Si me queréis premiar, me regaláis unos billetes para cuando se pueda volver a viajar, sin condiciones. Pero no, por ser tan buen cliente querían hacerme otra tarjeta para repostar en Repsol…, repostar, ¿qué es eso en época de confinamiento?.

Uno de los motivos por los que ayer estaba tan apagado, y que no me siento más tranquilo hoy pero he de esperar, es que según el SEPE no estoy en ninguna situación de ingreso de prestación. O lo que es lo mismo aún no se ha registrado en la oficina de desempleo que estoy en un ERTE. Llamé y envié correo a las personas, laborablemente hablando, que debía y estoy a la espera de novedades. Es que es muy agotador el no poder hacer nada y encima esperar y depender de gestiones de terceros sobre la situación propia. El razonamiento, ”deben estar saturados…”, claro, muy posiblemente, pero nosotros estamos en un apagón informativo en cuanto a nuestra situación y lo que es peor, nuestro futuro. 

He estado intentado nuevamente la solicitud del certificado de situación y ya no me llega ni el SMS al móvil para confirmarlo. La saturación debe ser tal que da miedo. Pero, ¿y si llega el 10 de Mayo y no cobro?. ¿Las facturas, el alquiler y la comida se van a pagar solos por la saturación?. No me queda otra que seguir mirándolo y confiar en que se está gestionando a marchas forzadas, pero la incertidumbre es atroz. 

Ayer primer programa de MasterChef y “conocimos” a los participantes, y como siempre ya hay algún aparente favorito, alguno algo odioso y algún personaje. Cocinar lo que se dice cocinar no fue el fuerte de ayer, pero espectáculo mucho. El programa no está finalizado, ya que con las medidas del coronavirus tuvieron que dejar en standby la final. Es la primera vez que comenzamos a verlos sin que se sepa quién será el ganador, al menos nos aseguramos el no comernos ningún spoiler. 

Hoy sí me he puesto didáctico. Me he inscrito en una plataforma de cursos online (una de tantas). He hecho un curso, que me ha servido de refresco y poco más, de “atención y reputación online en Redes Sociales”. Pues nada otro curso para LinkedIn que queda bonito, pero al menos me he entretenido y tan oxidado no estaba. 

Mi padre ha tenido revisión. A las 11:00h. la ambulancia, puntual cual reloj suizo, lo ha recogido y para Son Espases. Menos de 5 minutos de espera y ya estaba en la consulta con el especialista. Todo marcha bien, el injerto ya se puede lavar a diario con agua y jabón y la piel que le quitaron del muslo ya casi ha cicatrizado al 100%. ¡Grandes noticias!

Hoy hemos fijado que hasta la hora de comer estamos productivos y “enfeinats” por casa, ordenando, estudiando o lo que toque. Durante la comida algún capítulo de la cantidad de series que tenemos en marcha, hoy ha sido 7×13 de “The Blacklist” y el 5×05 de “Outlander”. 

Y a partir de la tarde más ocio, Laura tejiendo o con cursos vía IG o YouTube de sus aficiones y para darle más caña a @AlmaAlcestis. Yo por mi parte dándole un poco más enserio a la lectura (a ver si me puedo concentrar de una vez y no leer la misma página 3 veces) o con las cuentas de IG (que atesoro 6 jeje).

Por muy complicado que sea, las aficiones no hay que abandonarlas, mis principales siempre han sido la lectura, la escritura y la fotografía. Las redes sociales han sido el medio por el que he desarrollado mis aficiones (porque decir que tus aficiones son las redes sociales no sería correcto, al menos desde mi prisma). 

Así que vamos a sacar fuerzas de flaqueza y dar la mejor versión de cada uno. Aunque sea una versión confinada y con looks de estar en casa. 

Deja un comentario