Diario de un Confinamiento – Capítulo 20: después de la tormenta llega la calma

Después de la tormenta siempre llega la calma. Ayer fue la primera noche de mis padres en casa y pese a no poder verles, el saber que están ahí sanos y salvos (pese a la que está cayendo) es un descanso. 

Nos ha dado por reordenar nuevamente el salón, ¡Marie Kondo sal de mi!. Estas cosas nos dan vida y nos mantienen ocupados que es vital en estos días de confinamiento. No sabía realmente la cantidad de estanterías que compré en Ikea. Y lo que aún es peor, la cantidad de muebles que tuve que montar, eso sí, tengo cantidad de tornillos y sujeta paredes que me sobraron. 

Hemos hecho una primera entrega para revisión del menú de la semana que viene. Es más fácil una planificación de carta de restaurante que hacer cocina de guerrilla (nunca hago la lista de la compra como toca y a la hora de cocinar siempre hay un “la próxima vez compraré…”). De momento vamos por el jueves, pero los garbanzos que había para el lunes nos los hemos comido hoy así que “recalculando ruta”. 

Ha sido y sigue siendo una tarde de videollamadas. Con amigas con las que hacía mogollón que no hablábamos. Amigos con los que los debates se tienen que posponer para el día siguiente porque no nos da la tarde. Amigos con los que comparar la situación en nuestro país y en el suyo. Amigos…, que gran tesoro. 

Hemos acabado nuestra Harry Potter challenge y nos hemos quedado como vacíos. Así que hoy vamos a ver la trilogía de Superdetective en Hollywood las habré visto como 10 veces pero me sigo partiendo con Axel Foley. La siguiente seguro que ya será Regreso al Futuro, otro de mis imprescindibles. Y si convenzo a Laura la saga completa de Stars Wars. 

Mi rifirrafe con la hija de mi vecina ha tenido un éxito sin precedente. Qué nos gustan las historietas de coronavirus. Espero que también pueda contar alguna historia buena de todo esto. 

Deja un comentario