Motivación, una palabra sencilla pero que marca la diferencia y que puede cambiarlo todo, tanto por su presencia como por su ausencia.

Ayer asistí a una conferencia dentro del Ciclo de Conferencias Empresariales que organiza la Cadena Ser y en esta ocasión junto a Forempresa, una conferencia de esas que tanto aportan, una conferencia de la que reflexionas y te obligas a valorar cómo estás llevando las cosas, si el camino que has elegido es el correcto o hay que tomar nuevo rumbo, una charla de excepción con un conferenciante de excepción José María Gasalla.

Para presentar al profesor Gasalla, y sin que parezca un C.V., haré un muy breve resumen de una muy amplia trayectoria personal y profesional…, conferenciante, escritor y profesor, ingeniero aeronáutico (que como bien dijo, hay que conocer lo más complejo para intentar conocer a las personas), evaluador del proceso de acreditación de Coach profesionales, consultor internacional y consejero de empresas; ha trabajado e impartido conferencias alrededor del mundo y autor de diversas publicaciones, destacando “La nueva dirección de personas” que va por su 13 edición.

El profesor Gasalla comenzó, de manera directa, abordando el término confianza, un concepto crítico y vital de la relación humana. Distinguió y remarcó la importancia de una confianza inteligente, dicho concepto estaría en un punto medio entre la desconfianza y la confianza ciega, dos extremos que no aportan nada a la interrelación entre personas y mediante los cuales no se logra una relación plena. Para que podamos entender este concepto y la magnitud y protagonismo de la palabra confianza, citó a Confucio, reconocido pensador chino, al que se le atribuye la siguiente reflexión:

“tres cosas son necesarias para gobernar: armas, comida y confianza. Si no se pueden tener las tres, se debe abandonar primero las armas y, en segundo lugar, la comida”.

Una puntualización aparentemente sencilla y que en la práctica, y como mucho habrán podido experimentar en su día a día laboral, es complicada es que “para gestionar personas hay que ir a cosas sencillas y que lleguen al corazón”, una práctica que pese a hacerse eco a diario en una sociedad en la que se conoce la importancia del bienestar del trabajador ya que va conectado tanto con el rendimiento como con los resultados, no siempre se trabaja para preservarlo.

Otro punto que el profesor Gasalla trató, es la relación que tienen las emociones con la respiración y cómo cambiando la respiración podemos cambiar una emoción negativa; para ello citó a Susana Bloch y su obra “Surfeando la ola emocional”, ella lo define así:

“Si sé cuándo me estoy empezando a enojar, puedo cambiar mi respiración, relajar mi cuerpo. Es algo físico que puedo hacer de manera muy simple, y que es más fácil que decirle a mi mente: tengo que cambiar de actitud, no debo ponerme así. Es un camino para cambiar desde el cuerpo y modelar desde ahí la psiquis. Creemos que todo lo manejamos desde la psiquis, pero no manejamos nada, por eso nos va pésimo”.

En la última parte de la conferencia, se citaron 5 puntos clave para trabajar nuestra inteligencia emocional, un concepto que nos hará más conscientes de qué queremos, quiénes somos y qué tenemos:

  • La autoconfianza, es algo que no se consigue y no se vuelve a trabajar, se tiene que trabajar continuamente y gestionarla mediante la autoreflexión y la autoevaluación, ya que es complicado conseguirla y muy sencillo perderla.
  • La autoestima, es un concepto que estamos acostumbrados a escuchar y que es muy popular, pero en el momento de concienciarnos si realmente es a nosotros, al yo, al que ponemos en primer lugar, rara vez suele ser así.
  • La autocrítica, tenemos que ser capaces de identificar nuestras fortalezas para conocer en qué somos realmente buenos, y por qué no decirlo, mejores que los demás y cuáles son nuestras áreas de mejoras para que esas debilidades dejen de serlo.
  • La autoeficiencia, saber cuáles son nuestras son nuestras capacidades para alcanzar nuestras metas.
  • La autodisciplina, de la que se desprenden tres conceptos que tienen que cumplirse:
  1. Tiene que ser voluntario, y por ello que no nos lo haya impuesto nadie.
  2. Tiene que constar un esfuerzo, ya que si es algo que hagamos de manera sencilla no se le otorga una importancia.
  3. Se tiene que hacer sistemáticamente, ya que si no conlleva una serie de repeticiones y una duración en el tiempo no aportará un valor.

Durante la conferencia hubo muchos puntos a tener en cuenta, muchas observaciones, matizaciones y tips que son importantes y que aplicados a una concienciación pueden aportar mucho valor:

  • No siempre las personas más inteligentes (entendiendo por inteligencia la tradicional) son las que logran el mayor éxito.
  • Parafraseando a Viktor Frankl “Todo puede serle arrebatado al ser humano… excepto la última de las libertades: elegir su propio camino, y la actitud con que se enfrentará a una determinada circunstancia”, autor de “El hombre en busca de sentido”.
  • Aceptar que las personas que más lloran por la pérdida de un ser querido no tiene porqué ser la persona que más lo quería…
  • Hacer autoreflexión y meditar sobre si “dirijo mi propia vida o dejo que otros la dirijan por mi”.

Y como frase, reflexión de cierre y muy utilizada por el José María Gasalla “Acuérdate de ir siendo feliz”.

Deja un comentario